YOVA RODRÍGUEZ, UN JÍBARO EN NEW YORK

January 22, 2019

Escribe la historiadora Silvia A. Aguiló que “…Ponce será Ponce, Caguas el otro país, habrá un Guaynabo City pero sólo Mayagüez se escribe con diéresis”.

 

Precisamente uno de los hijos de este pueblo, Yova Rodríguez, es quien engalana nuestra sección hoy. Cantautor de sentida y prolífica pluma, además de sólidas raíces que le permiten -a pesar del obligado exilio- seguir componiendo y cantándole a su patria, a sus 100 X 35, y al continente entero.

 

 

Mayagüez, es uno de los 78 municipios en los que políticamente se divide la Isla del Encanto: Puerto Rico. El octavo en tamaño y ubicado al extremo oeste y central de la Isla. Su nombre proviene de una voz taína que significa -según el historiador oficial de este pueblo- don Federico Cedó Alzamora, “Lugar Grande De Aguas”. De fundación española que la historia registra un 18 de septiembre de 1760 con el nombre de “Nuestra Señora de la Candelaria”, en el territorio ocupado ya por una población rural a la que se denominaba “Sitio de Mayagüez”. A la ciudad se le ha conocido también como “Ciudad de Dios”, “La Atenas de Puerto Rico”, “La Sultana del Oeste”, “La Ciudad de las Aguas Puras”, “Capital de la Hospitalidad”, entre otras denominaciones.

 

Son reconocidos como sus ilustres hijos personalidades de la talla del intelectual Eugenio María de Hostos, el general patriota Juan Rius Rivera, la actriz y maestra Lucy Boscana, el cantautor Efraín “Mon” Rivera Castillo, y aunque no nació allí, es hijo adoptivo el “Médico de los Pobres” Ramón Emeterio Betances, por citar a algunos.

 

A lo largo de su historia la ciudad fue arrasada por epidemias letales como el vómito negro, el cólera morbo, la fiebre amarilla y la viruela negra. Trágicos fuegos (incendios), inundaciones fluviales, terremotos, temporales y huracanes (San Narciso, San Felipe, San Ciriaco) pretendieron doblegar a su población: no está demás decir, que no lo consiguieron.

 

 

Y no se ha equivocado, no es sobre la historia de este pueblo de lo que tratará este artículo, más sí de uno de sus hijos, el cantautor Geovanni Rodríguez Ruiz o simplemente Yova Rodríguez.

 

Nacido en el Barrio Las Caiseas, último hijo del hogar compuesto por don Germán Rodríguez (natural de San Germán) y doña Delia Ruiz Crespo (oriunda de Mayagüez) así como sus cinco hermanos: Chegüi, Iveth, Evelyn, Harry y Tommy. Por aquellos años en que naciera Yova, quien fue atendido por una comadrona pese a ser el menor de los hijos, el gobierno puertorriqueño inicia procesos diversos de expropiación a los moradores de este barrio. Es así como los Rodríguez-Ruiz, junto a otras familias, serían reubicados en Las Mínimas (barrio de Mayagüez hoy rebautizado como Urbanización 5° Centenario). Es menester señalar que el nombre de Las Mínimas les fue otorgado a quienes moraban en esta área geográfica porque eran familias de escasos recursos económicos, situación que de una u otra manera marcó a Yova Rodríguez impulsándolo a salir adelante, pero sin olvidar sus raíces.  

 

Yova cuando pequeño junto a varios niños. Yova es el primero de derecha a izquierda. Foto cortesía de Yova Rodríguez

 

Imagen familiar de Yova y sus hermanos detrás de su señora madre: de izquierda a derecha Harry, Evelyn, Chegui, Ivette, Yova y Tommy. Foto, Yova Rodríguez

 

 

Yova recuerda y agradece a tío Antonio “Toño” Ruiz -tío de su mamá quien tocaba el cuatro- su primer maestro de música (melodía) y a tío José Antonio “Pipo” Ruiz Crespo -hermano menor de mamá- quien le enseña a cantar los aguinaldos (letra); las bases sólidas que alentaron al pequeño Yova a prepararse como corresponde para su incursión en el mundo musical.

 

A los siete años, según evoca Yova, sería su primera participación cantando aguinaldos en la heredada Promesa de Reyes del hogar, actividad iniciada por su abuelo materno don Joseito Ruiz quien al enfermar y verse impedido de continuar con esta actividad, es relevado por la señora madre de Yova: Doña Delia, quien toma las riendas y sigue adelante con la tradición de la celebración de la Promesa de Reyes por los siguientes 35 años, hasta su partida al infinito un 28 de noviembre del año 2003.

 

 

 Yova junto a su señora madre, en una de las promesas de Reyes. Foto cortesía de Yova Rodríguez

 

Yova junto al Maestro Papo Lucca y su tío “Pipo”: José Antonio Ruiz Crespo, hermano de su señora madre. Foto, Yova Rodríguez

 

De aquella primera presentación (a sus cortos siete años) en adelante, surge la preocupación del pequeño Yova por crear y recrear los aguinaldos a ser interpretados para cada siguiente Promesa de Reyes, lo que de alguna manera se convierte en la semilla del compositor que hoy en día conocemos.

 

En cuanto a la preparación académica de nuestro invitado, diremos que su educación inicial e intermedia transcurre en la II Unidad Educativa del Barrio Maní (desde Kinder hasta 9° Grado), luego es la Escuela Superior Eugenio María de Hostos la encargada de perfilar al adolescente Yova para que al egresar de sus aulas, curse estudios universitarios primero en el Colegio Regional de Aguadilla (convertido en la Universidad de Puerto Rico - Recinto de Aguadilla, a fines de los 90) y luego de un año se traslada a la Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico (Recinto de Mayagüez), de donde obtiene un Bachillerato en Administración de Empresas con concentración en Gerencia.

 

En el plano musical, Yova Rodríguez asistió a la Escuela Libre de Música Ernesto Ramos Antonini de Mayagüez a la edad de 14 años de la mano del profesor de piano César Toro y lo hace como cantante, encumbrándose como líder vocal de la Orquesta al siguiente año. Ingresar a las filas de La Solución, recordada y célebre orquesta de Mayagüez, era el acicate de todo quien se preciaba de ser cantante o músico en el área oeste de la Isla del Encanto; en otras palabras, todos apuntaban a formar parte bien sea de la línea vocal o de alguna de las secciones (ritmo, vientos, etc.) de la Orquesta y Yova no fue la excepción.

 

 

 

Yova en las diferentes formaciones de la Escuela Libre de Música. Foto, Yova Rodríguez 

 

 

Sin embargo, Yova no tuvo la oportunidad de pertenecer a La Solución, pero integró otras agrupaciones y años más tarde se dio a la tarea de formar su propio concepto musical: nacía entonces SAKAO AKÁ. Esta su orquesta fue la encargada de acompañar en sus presentaciones en Puerto Rico a cantantes de la talla de Camilo Azuquita, Ray de la Paz, Pupy Cantor, Herman Olivera, etc., y la carta de presentación para que algunos de estos cantantes integrasen a Yova Rodríguez como coralista en sus presentaciones en diversos países del centro y sudamérica.